Candela's Goodnight

Wednesday, January 24, 2007

Capricho en la víbora...



De pie en este pasillo de mínimo, donde ya no alcanzan más almas, voy de regreso de la pincha (alfinpalacasa!) ansioso de encontrarte en ese cuartito minúsculo con balcón, escasamente iluminada y cruzada en diagonal sobre el cálido colchón, cubierta tan solo por esa colchita de sudor que humedece tu piel, llevando sólo ese blummer brasilero que se esconde entre tus nalgas redondas como una invitación deliciosa…

La parada de la Víbora, este barrio reptil donde vivimos me anuncia que caminando un par de cuadras más podré tenerte al alcance de mis labios. Ya te siento cerca, estoy salivando como el perro aquel del experimento, excitado por un sutil vestigio de tu sabor profundo que ahora me llena la boca siento como desde abajo presagiando tormenta algo amenaza con furor…

Sin ruido cubro la distancia que nos separa, estás como te imaginé, mas la ausencia de la brasilera es evidente e improvisando una húmeda caricia que recorre tu espalda hasta lo alto de tu nuca, mordisqueo un poco tu hombro y te descubro entre los pálidos salones de tu sueño…

Adormilada sonríes haciéndome un espacio entre las sábanas, todavía inconsciente de la fiebre que consume mis ideas me acoges entre tus senos desnudos amoldándote a mi anatomía tan particularmente que provocas un desvarío fugaz que me obliga a torturarte con caricias cosquilleantes… Esa piel transparente que tienes despierta al instante del letargo vital a la que la has sometido, se alborota a la mínima impresión apasionada y te delata...

Tomas mis mano y la conduces al sur de tu cintura más allá de la prudencia, invitándome a explorarte, provocándome con una caricia circular sobre el pequeño guardián del fuego, que se esconde a voluntad y reaparece por capricho… me utilizas a tu antojo casi con descaro, sin dejar de calentarme con tu mirada te vas acomodando, capturas la mano que aún tengo libre y la llevas hasta el interior de tus muslos estremeciéndote confiada en alargar el instante hasta reducirte a
cenizas…

Dispuesto a cumplirte el capricho cubro tu piel entera con mi cuerpo, liberándome en un beso de tu yugo, tomo prisionero uno de tus achocolatados pezones, lo acaricio con la punta de mi lengua hasta que despierta ávido de atención, ante su insistencia cierro ligeramente mis dientes sobre la cúspide de tus senos notando como un respiro acalorado escapa de tu boca continúo torturándolo, mas la caricia angustiosa de tu cadera me obliga a abandonarlo…

Tengo ganas de enredar tu cordura, aún la visita que anhelas puede retardarse un poco más, voy saboreando cada surco de tus costillas aligerándote la tensión del vacío, me freno en tu cadera y afilo mis dientes cerca del equinoccio de tu cuerpo, continúo por sus alrededores provocándote correntasos ligeros, mas recuerdo que tu punto débil se encuentra mucho más al sur…

Descontrolada apelas misericordia, mas aún tengo fresco en mi memoria el amanecer despiadao que agonicé a las orillas del orgasmo; obstinada convocaste el desborde de mi celo, tu boca instauró un huracán perverso que arrasó hasta los más obscuros rincones de mi piel, hoy me tomo la revancha de pasiones y serás tu quien termine fatigada zurciendo sus heridas…

Sin ceder un milímetro escondo mi cara entre tus labios obscuros dispuesto a tomarme a voluntad la última frontera, tras de mi quedaron tus muslos temblorosos y los pliegues cálidos de tus rodillas quienes sin mayor oposición conspiraron a mi favor con el desenfreno que ahora experimentas…

Acalorada, casi sin respirar, te sometes… la escasa resistencia que aún mantenías firme cede entre rítmicos espasmos y aprovechando la onda cálida que liberas, te invado con toda mi fortaleza expulsando el vacío de tu interior continúo sin tregua la marcha hacia el abismo nebuloso en donde ahora te encuentras…

Agotado, casi sin fuerzas, invierto la ecuación para concederte un espacio en mis alturas, mientras contemplo como tu cabello salvaje opaca la luz, agarro tu cadera para mantener el ritmo que por momentos detienes recargando energía para continuar luego tu agitada tarea…

Al borde, casi al borde de la locura te me rebelas, me abandonas, te bajas de la montura, me desnudas del condón, me confinas entre tus labios e indefenso solo observo esta nueva travesura tuya, me dejo seducir por tu boca, me estremezco bajo las húmedas caricias que improvisas y me abandono a la inconsciencia afiebrada que ahora me provocas…

Agonizando me separo de tu piel, necesito una tregua, tomas mi mano y la dejas descansar sobre tu seno, cerca de tu agitado corazón, hora de dormir te escucho susurrar, mientras te acomodas en este minúsculo colchón que compartimos; me abrazo a tu espalda cerrando mis ojos satisfecho…

¡Coño! ¡Cómo me gustas carajita!
posted by María Candela at 4:09 PM 13 comments

Monday, January 22, 2007

duo solitario


A solas te busco por las calles cuando casi no hay nadie cuando todos duermen... cuando solo los hermanos de Pepe Grillo siguen mis pasos y yo salto entre ellos para no convertirlos en otra mancha del pavimento... Recorro Panamá casi todas las noches buscando el olor a cacao... sigo el rastro del río buscando una razón para no odiar el centro y poner una bomba en la 9 de Octubre; primero todo me recuerda tu mirada y segundo no me gusta su look regenerado... (me buscas por las calles a solas cuando casi no hay nadie cuando todos duermen. Recuerda no ando por las calles duermo en los recuerdos, para que permanezcan cálidos y vívidos hay que acurrucarlos con el sutil cariño del silencio.)
Ahora me refugio en lo alto del cerro --donde aún no llega el alcalde y su regeneración, ni los aniñados--, Me bebo las bielas a solas contemplando los aviones, mientras descanso mis pies en el aire... cierro los ojos y siento que Tú aún piensas en mi... abro mis ojos y no me siento tan sola... amarga es la cerveza solitaria...
(Bebes a solas en el cerro, Yo bebo a solas buscando un cerro en el horizonte y a la distancia grito: ¡Salud! Si me avisas, en donde esté, el trato será alzar nuestras botellas mirando hacia el cielo, para beberlas de un solo trago si es posible y en lo que me quede de espacio en el firmamento inventar una estrella.)
Estoy apunto de dejar mi apartamento ¡No soporto el centro sin ti! Quiero mudarme al astillero... Dónde el río me seguirá arrullando con la brisa de mosquitos, pero en vez de carretas, gente, bulla y encebollado nocturno tendré cangrejos a la hora que me de la gana y langostas si busco con esmero...
(Dónde estés, dónde vayas tú eres el centro de muchas cosas y aún nos recuerdo a las 2am sentados en las cenizas de nuestro malecón… Eres Tú, la que me sabe a bohemia, a amigos idos que son parte de ti. Eres Tú la que me inspira, y ahora que todo lo nuestro está tan lejos, pero porque estamos de espaldas uno del otro, deseo que voltees y acerques el tiempo que no existe esta semana o un día muy de mañana dibujaré tu nombre con mis labios. Sé que estarás lista...)
Te extraño... no te olvido... (me eather Candelita…)

* desempolvado, llegaron los grillos y con ellos tus recuerdos...
* drenando, llegaron las gotas de agua en lluvia y con ellas mis recuerdos...
* conjugando, un pasado común, un presente ajeno, un futuro incierto...
posted by María Candela at 7:24 AM 32 comments

Monday, January 15, 2007

me libero...



Querido, me he cansado de reservarte un lugar en mi vida, eres un placebo adictivo, que solo nubla mi vista... soy la única culpable del tiempo derrochado en este monólogo afectivo, soy directamente responsable del infierno emocional que he vivido, efectivamente, si tienes este poder sobre mi, es porque te lo he permitido.

Querido, todo tiene un tope y este juego que tratas de imponerme superó mis límites; es un error subestimarme, puedo estar todavía enamorada del hombre que fuiste, pero no estoy ciega y el hombre en que te convertiste me provoca rechazo... falso, manipulador, ambicioso y egoísta; tal vez, durante el juego del afecto, maquillaste tu personalidad y Yo me cegué a voluntad.

Querido, me cansé de ceder, me aburrí de justificarte, me saturé de interpretar tus pensamientos, es hora de levantar mi voz y tomar una decisión valiente por la mujer que soy, no por la que tú quieres que sea! No malgastaré mi vida como Penélope, esperando, esperando, esperando que un día pierdas el miedo y te decidas a buscarme...

Querido, no más miseria, no más migajas, no más mentiras, no más dolor, no más lágrimas, no más falso amor...

Querido, te relego al cajón de los recuerdos, el ayer fue bonito, pero el pasado no me alcanza para aguantarme tus reproches sin causa y tus oportunas traiciones que sólo ocultan tus desenfrenos sin criterio...

Hoy me libero de tu afecto, corto este cordón emocional que me ha mantenido atada a tu presencia más tiempo del que he debido permitirlo, suelto tu mano por voluntad propia para continuar en solitario el camino que he elegido...

Me llevo conmigo grandes lecciones de vida, creo que debería agradecértelas, quizás algún día...
posted by María Candela at 6:34 AM 12 comments

Wednesday, January 10, 2007

volver...



18:41

Ya me voy de la oficina, terminando otra jornada, pese a estar encadenada a esta silla que me obliga a cumplir un horario, no dejo de pensar en ti, ver tus ojos en tus letras, sentir la caricia de tu voz… Al fin me voy palacasa con este deseo de llegar pronto para encontrarme con tu carne y espíritu. Acalorándome en ansias, librándome de toda esta ropa que me ata y ahoga…

"Tengo miedo del encuentro con el pasado que vuelve a
enfrentarse con mi vida"


Imaginándote hundido en mi, sin más demora, quisiera quitarte el aliento con mi boca... sentir como se escapan tus desvaríos cuando suelto tus labios de esta insistencia loca que te agobia...

"Tengo miedo de las noches que pobladas de recuerdos
encadenan mi soñar"


Compartimos dos tempos diferentes: allá, sopor acalorado, una inconformidad que amotina, una tormenta de langostas que devora sin preámbulos todas las emociones y al final, sólo desolación… aquí, un tin de invierno, una calma que enloquece, una tristeza que se cuela por la endija negra del alma, mientras la luz sede a las tinieblas.

“y aunque el olvido que todo destruye haya matado mi vieja ilusión, tengo escondida una esperanza humilde que es toda la fortuna de mi corazón.”

Ya me voy de la oficina, es un día nublado y tibio en este mundo de tentaciones y desaciertos… el cielo promete llovizna al inicio de la noche, mientras huérfana de tus caricias, ausente de tus besos espero volver a verte si no en esta vida que sea en esta muerte.

entre "": Volver, tango escrito por Alfredo Le Pera y cantado por muchos entre ellos Calamaro y Gardel
posted by María Candela at 8:17 AM 9 comments

Friday, January 05, 2007

haciendo magia...


Llegas descalza y en puntillas tratando de no despertar sospechas, al ritmo de blues y bien entrada la madrugada; siento tus palabras, literalmente las siento, cortan la luz, el silencio y se quedan calentándome...

Me dices un poema de Hugo Mayo: "piensa que el regreso de la noche/ puede negarte/ prepárate nos vamos en un segundo no marcado"; me besas, revuelves mi cabello, mi vida y desapareces...

Tomo tiempo, enciendo la luz, tomo agua, enciendo la vela no entiendo...

Hace seis días espero que llegues nuevamente y el trino de los pájaros me despierta en punto recuerdo a Hugo Mayo; entonces nuestros universos eran distintos, tus ojos (indefinido entre café nogal y café claro) iluminaban otras galaxias y en mi dedo (índice) coqueteaba un pequeño lunar, sin embargo no encuentro la relación entre Hugo Mayo, Tú y Yo.

Hoy busco tus cartas nuevamente, como ayer y antes de ayer, las leo, te recuerdo, las releo, te pienso intensamente como si con el solo pensarte pudiera traerte, doy vueltas por el apartamento me envuelve una nostalgia de lo vivido y viene a mi mente el mensaje que escribí en la nieve del Chimborazo, me pregunto si algún viajero lo copio para entregártelo o se devino en lluvia y está impreso en tu piel.

Llegas otra vez, me sorprendes dormido, apagas la vela y pones a caminar el reloj que cuelga de la pared, enciendes la radio besas mi dedo y te vas; son la cinco menos diez...

Es extraño, ese reloj no había funcionado desde hace mas de un año, lo miro ahora su tic tac me arrulla ¿será que haces magia nuevamente para mí?
posted by María Candela at 1:39 PM 12 comments

Tuesday, January 02, 2007

Prima Mattina


Guayaquil, mi ciudad, mi lugar natal, este pueblo cosmopolita bordeado por un río amplio, perfumado a convulsión, es un lugar que no se detiene, que pocas veces cierra sus ojos para descanzar… es un gran pueblo, cruzado por una calle insigne, con nombre de grito libertario es para mi un gran calabozo, un pesado grillete y al mismo tiempo la llave de mi desahogo, el consuelo de mi desamparo, el custodio de mis recuerdos.

Guayaquil, mi ciudad, mi lugar natal, este lugar que odio y amo con toda la fuerza de mis entrañas, es sin duda el mejor lugar en el mundo para concretar el ritual asesino del año en curso, pero al mismo tiempo recibir el novísimo año malevo que anuncia con bombos, incluidas las bengalas, 365 días de limitadas 24 horas, llenos de sorpresas y desconcierto.

Este ritual, complejo, protocolario que incluye la confeccion/compra de un monigote que puede ser un personaje público, un muñequito del comic, la suegra o el vecino, en esta época todo está permitido y perdonado… es un despilfarro ígneo… si se que por allí alguno puede condenarme al patíbulo por mi descaro, por quemar mi dinero en un capricho, pero este año fue tan malo, tan miserable con esta damita insolente que no pretendía gastar un dolar en su juego favorito, me propuse sólo mirar desde la vereda, pero otro sería el descenlance…

Tengo un amigo acolitador de mis deseos pirómanos, un muchachuelo que necesita pasaporte y visa para estar en Guayaquil, consiguió un combo básico de pirotecnia para que me entretenga con inocencia. Entonces, contraria a mis deseos, pero dichosa me colé al monigote del vecino, entre el estruendo de los silbadores, las rosas chinas, las metrallas, las tumbacasas (camaretas de triple carga), las tortas, cerca a esta vulcana artillería que perfuma en pólvora el ambiente, junto los amigos/mihermana/mipropioespíritu, incluida una botella de champagne semihirviente recibí el año con estruendo y huída, con gritos y explosiones, con el ruido de las alarmas de los choches, aclamando un cese al fuego, con el cielo encendido en mil colores.

Esta encendida noche, aún guardaba una larga madrugada por malgastar… aún con fuerzas, sin ganas de soñar, nos entretuvimos con la nada entre la Zona Rosa y las Peñas, estos ajenos inventos del Cabildo, que bajo sus rugosos adoquines esconden las cenizas de la verdadera ciudad, allí está la Ruta del Cacao y sus aromas, el Malecón 1900 y sus peligros, los oscuros callejones de la Cervecería, las escalinatas de Santo y Seña, los Cañones llenos de humo…

Esa vida guayaca llena de sobresaltos es la que más extraño, cuando era libre para amar, podía comerme los labios del tinieblo sin precauciones, podía combinar los besos con un sorbo de fresca biela, alternar con un poco de humo la intensidad de las caricias… sin resguardarme de los ojos críticos del policía municipal, sin cuidarme de ofender la moral de las zonas regeneradas… extraño mi ciudad… mi Guayaquil lleno de tinieblas…

En esta prima mattina, desde los cañones, que antes resguardaban mi ciudad de los ataques constantes de los Corsarios, quienes en busca de lindas mujeres y riquesas, burlaban los muros de este puerto de astilleros, que hoy no son más que un añejo punto de interés turístico (aclaro este lugar es simbólico, no es la ubicación exacta de la muralla) afirmo que Guayaquil es una ciudad que solo se puede aprender a amar estando ebrio…

Mi lugar natal, es un lugar que para vivirlo, se debe escoger la noche como compañera, esta sigilosa pareja es complice de las aventuras más ardientes y los desengaños gélidos que enfrentas a la vuelta de la esquina, porque la vida está en las calles de la ciudad, no en los centros comerciales o en sus ciudadelas amuralladas; el mejor tiempo para salir a buscarse la suerte es cuando el calor descansa de tanta fiebre, cuando el manto de estrellas cubre el río lleno de lechuguines… te topas con una explosición de naturaleza en medio de la gran cloaca que es ese brazo de mar agónico que llamamos Estero… hay tantas formas de definirte Guayaquil, y Yo, me estoy quedando corta porque te me antojas como un museo vital, pues en cada esquiname encuentro una historia que contar… eres un ser vivo adormecido… es un titán convulso, adicto al trabajo... eres un dios en decadencia amortajado con aromas dudosamente importados.


(salud!) (salud!) (salud!) (salud!)
posted by María Candela at 3:44 PM 14 comments